CDfotos
Noticias Conectar | Registrarse

Primera parada del sueño: Sant Julià

Primera parada del sueño: Sant Julià

Publicado: 2012 - 03 - 25, por Jordi Iglesias


Así, conscientes del maravilloso reto que tenían ante sí, Raül e Ignasi afrontaron el 15º Rally Sprint de Sant Julià, una prueba no computable ni para el Open Catalunya ni la Copa Recosap. Una magnífica oportunidad de hacer kilómetros ciertamente exigentes. Con el genuino sabor de la competición. Cometer errores, novatadas, y aprender de ello. Ese era el principal objetivo.




Ellos mejor que nadie saben de las dificultades de afrontar este tipo de pruebas cuando apenas están empezando a tomar contacto con la modalidad y, lo más importante, adaptándose al coche y la encomiable labor de ambos. La cooperación entre piloto y copiloto es imprescindible en cualquier prueba de rally y la química y entendimiento entre compañeros puede suponer mucho ganado a medida que la experiencia es un grado.



Las ganas y el frenesí por arrancar eran palpables a un radio muy lejano cuando los organizadores explican a los participantes la dinámica del Rally que están a punto de disputar. Todo debe estar en orden. Últimos repasos al coche y consejos por parte del experimentado Santi Albí, el jefe de equipo, junto a los mecánicos del conjunto Recosap. Ya ha llegado el momento. A pesar de la tradicional calma del piloto, Raül Castán, son instantes en que se juntan los gusanillos en el estómago con la ilusión de conducir lo mejor posible en busca de unos buenos tiempos.



Sin embargo, al principio, entre unas cosas y otras andan algo distanciados de lo que habían planificado. Aún cuando se intenta prever cualquier eventual circunstancia, la competición siempre te pone a prueba al máximo. Evidenciando que es casi imposible controlar al 100% todos y cada uno de los detalles que configuran una aventura de este calado. Así, empiezan desviándose de la trayectoria que deben seguir y eso les supone una penalización tras llegar tarde al primer control. Por si fuera poco, para añadirle más tensión, emoción y riesgo, la radio falla y no permite que Ignasi pueda comunicar con fluidez a Raül, y a pesar de los esfuerzos del primero para hacer llegar el mensaje de forma clara, terminan recorriendo prácticamente los dos primeros tramos del rally sin notas.


Dichos tramos son Coll de Mansa y Collsaplana. En el primero de ellos intentan tomárselo con algo de sosiego para evitar errores de bulto mientras que en el segundo sufrieron el mayor susto de la jornada al hacer un trompo con el Peugeot 206 a la salida de una curva de izquierdas en la parte final del tramo, que estaba bastante húmeda, lo que les causa perder bastante tiempo.


Al final del primer intervalo comentan sensaciones con Santi Albí de cara a corregir algunos aspectos en los dos siguientes tramos. Tanto en Coll de Mansa como Collsaplana mejoran tiempos pero, quizás con el temor de volver a fallar, lo encaran con algo de excesiva precaución. Por ello su jefe les insta a bajar los registros en los dos últimos tramos, el quinto y sexto. Para terminar con nota alta y a la altura de lo que habían imaginado antes de empezar.


En Coll de Mansa son capaces de rebajar algo más de un segundo por kilómetro, con alguna cruzada sobresaliente incluida, mientras que en Collsaplana, ya en el último tramo cronometrado del rally consiguen reducir dos segundos por kilómetro.



Fue un final notable que les permitió salir del coche con gratas sensaciones pese a los errores iniciales. Y es que al fin y al cabo, estaban preparados para cualquier inocentada o ingenuidad en la competición y sabían que era el escenario propicio donde fallar para poder corregir con vistas al futuro. Por encima de cualquier cosa: aprender. Salirse de la trazada para volver a recuperar la senda. Como quien se levanta tras caer. Una y otra vez. No desistir y continuar manejando hasta el final en pro de unos dignos registros. Y así fue como acabaron la 15ª edición del Rally de Sant Julià, los terceros de su clase. Una prestigiosa competición que ganó un ilustre como Xevi Pons.


Al finalizar el rally, se les comunica una penalización de 2 minutos por avanzarse en el control horario del quinto tramo. Pero tanto Raül como Ignasi, compañeros de aventura y fatiga, saben que en Sant Julià lo de menos iba a ser el resultado y la clasificación final. Terminan la jornada con buenas vibraciones y con la agradable realidad de haber ido mejorando a lo largo de los tramos, hasta el punto de sentir un mayor dominio y control sobre el 206.


Al finalizar el rally Raül nos comenta:

“Las conclusiones que sacamos de este rally son muy positivas, la progresión durante toda la jornada ha sido muy buena. Este rally era para cometer errores y aprender de ellos, y así lo hemos hecho (…) Ha sido una experiencia muy bonita, pasar con el coche y ver a la gente en las cunetas animando no tiene precio.”


Es el camino a seguir. La primera parada en un sueño del que continuaremos explicando más detalles. Ahora toca no despertarse y seguir conduciendo. Mejorando. Creciendo.


Para terminar, queremos destacar la incorporación al equipo de dos nuevos patrocinadores: la revista Motor Club Magazine y el taller Pneumàtics Lligadas.


Os esperamos en la próxima cita, el sábado 14 de abril en Cervera, donde se dará el pistoletazo de salida a la temporada de la Copa Recosap.


Autor: Jordi Iglesias

Fuente: http://repchopista.blogspot.com

Carlos & Dani - Fotos | 2006 - 2017 | Resolución mínima 1024x800 | Optimizado para Firefox y Safari